Dicen que los viajes sin tanta preparación son lejos los mejores, y para nosotros, así fue.

Nos moríamos de ganas de visitar el desierto florido este año, pero la agenda y el día a día no nos dejó mucho tiempo para pensarlo o planificar un viaje hasta allá. Por cosas locas de la vida, se nos dio la oportunidad de ir super flash por 3 días y dijimos: ¿Por qué no hacerlo ahora? Era el momento perfecto, y fue lejos la mejor decisión que pudimos tomar.

Cargamos las cámaras y nos pusimos en modo road trip hacia el desierto de Atacama. La idea era recorrer y registrar cuanto fuese posible esta maravilla natural.


Particularmente este año, el desierto florido estaría en su mejor momento y sería generoso, gracias a la gran cantidad de agua caída en invierno.

Es increíble pensar que en el desierto más árido del mundo, aparecen cada cierto tiempo, un sin fin de especies que lo pintan y llenan de color. En el desierto florido se pueden encontrar más de 200 especies diferentes de flores, muchas de ellas endémicas que solo se pueden ver en Chile, como también una gran variedad de fauna.

El proceso de floración en el desierto, se da a finales de Julio y puede durar hasta Octubre, así que si te animas, aún estás a tiempo de poder visitarlo.

Fuente mapa: Diario La Tercera

Teníamos muchas dudas respecto a cual seria el mejor spot para poder registrarlo, debido al poco tiempo con el que contábamos. Sin embargo, preguntado en la zona nos dieron todos los tips. Aquí les compartimos un pequeño mapa de la ruta que nosotros hicimos 🙂

Los lugares más lindos para admirar el desierto, son los sectores cercanos a la costa en la Región de Atacama, como por ejemplo el Parque Nacional Llanos del Challe, Totoral Bajo, Carrizal Bajo, Huasco, etc. Nosotros nos fuimos desde Copiapó hacia Vallenar tomando el camino a Totoral, hacia la costa por la Ruta 5.


Es importante considerar algunas cosas antes de ir:

  • Lleva buena hidratación y bloqueador solar. También te recomendamos que lleves lentes de sol y sombrero 😉
  • Visita el lugar con ropa y zapatos cómodos por que tienes que ir dispuesto a caminar y recorrer para no perderte de nada.
  • Lleva algún snack, por que uno no se da ni cuenta como pasa el tiempo entre tanta foto y tanta maravilla.

Este fenómeno natural no es algo que se de todos los días. Las lluvias deben alcanzar un mínimo de milímetros en invierno, para que los brotes se muestren.

Es un espectáculo único en el mundo y por lo mismo, es muy importante que nosotros lo cuidemos y protejamos. Justamente ese fue el lado amargo de la visita al desierto. Encontramos varias especies dañadas, literalmente aplastadas o cortadas en el camino 🙁 Si lo visitan, no olviden que es tarea de todos cuidar de nuestro patrimonio.


Dejando de lado eso, lo único que teníamos claro, es que esta aventura al desierto florido solo nos podría regalar postales increíbles y momentos únicos. El resultado se lo compartimos aquí, con esta increíble recopilación de imágenes. En casos como este, las palabras definitivamente sobran.

Hasta la próxima!!!
😉