Todos los seres vivos necesitan de alimento y agua para sobrevivir. Pues bien, nuestras plantas también son seres vivos, por lo tanto, la luz es parte de su alimento para que tengan un desarrollo adecuado y saludable.

La primera recomendación es siempre evaluar las condiciones de luz que hay en tus espacios, tanto en verano, como en invierno, ya que ésta se comporta de manera diferente, según la estación de turno (Mayor o menor luminosidad, lugar más o menos húmedo, etc.)

Al conocer el comportamiento de la luz, en cualquiera de tus espacios, se te hará mucho mas fácil la tarea de saber donde ubicar tus plantas y como mantenerlas en perfecto estado durante todo el año.

En general, los cactus y suculentas, se mantendrán en perfectas condiciones mientras reciban luz solar indirecta brillante durante todo el día (buena luz natural). En el caso de algunos cactus, no hay mayor inconveniente de tenerlos a pleno sol, pero como siempre hemos dicho, las recomendaciones generales pueden variar un poco según la especie. Por lo tanto, es importante observarlas e ir aprendiendo de ellas, para entender lo que van necesitando.

Ahora, ¿Qué significa cuando nos hablan de luz solar indirecta brillante o buena luz natural?

Básicamente es la luz solar que llega por reflexión a nuestros espacios. Se presenta de manera brillante y muy natural. A veces, hay espacios en donde la luz puede entrar difusa por cortinas o velos delgados, o incluso, filtrada por el mismo follaje abundante de otras plantas de mayor tamaño que podamos tener, etc.

Lo importante es saber identificar, según tu espacio, qué lugares cuentan con esa luz, para poder ubicarlas. Te dejamos algunos ejemplos:

Foto: Pinterest – Intervenida por www.mimercadito.cl
Foto: Pinterest – Intervenida por www.mimercadito.cl

El secreto está en siempre ir probando y mirando como se van comportando, para alcanzar a reaccionar frente a cualquier cambio que podamos ver en nuestros cactus o suculentas.

Una de las ventajas que tienen estas plantas, es que justamente por su resistencia, nos permiten tener margen de error para poder corregir a tiempo la cantidad de luz que están recibiendo. Muchas veces son expuestas por largos periodos a sol directo, solo por el hecho de creer, que al ser especies que crecen en lugares secos o desérticos, lo resistirán sin problema. O al revés, por ser muy resistentes, las dejan en cualquier lado, sin una gota de luz, siendo que es un componente fundamental para el crecimiento de ellas.

La cantidad de luz solar que reciban debe ser medida y determinada solo por tu observación.

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Si tu planta tiene exceso de luz, es muy probable que las hojas y tallos presenten manchas de color marrón y una textura crujiente. En este caso, la recomendación es moverla inmediatamente a un lugar que no reciba luz solar directa. Evita como sea el sol directo de medio día, por que es la luz más dañina, y con ella tus especies se pueden quemar muy fácilmente.

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Ahora, si en tu espacio hay muy poca luz (lugar sombrío) tu planta puede “etiolar”. La etiolación es un fenómeno que ocurre cuando crías tus plantas en oscuridad o condiciones de luz muy bajas, lo que hace que tus plantas se desarrollen muy precariamente causando el estiramiento de sus tallos por buscar desesperadamente la luz (algunos confunden este estiramiento con el crecimiento), la palidez en sus hojas o follaje, o el debilitamiento o deformación de la planta.

Ejemplo en Suculenta
Ejemplo en Cactus

En este caso, puedes sacarlas diariamente a tomar la luz del sol. Te recomendamos hacerlo muy temprano por las mañanas, cuando es menos invasivo (De 9:00 a 11:00 hrs), o sacarlas con la luz solar de la tarde (Después de las 16:00 hrs). Con 2 a 3 horas de exposición directa, en esos rangos, estarán bien. Ojo, que esta transición se debe hacer poco a poco, ya que si pasas la planta de un lugar medio sombrío a pleno sol, se te puede quemar por el cambio brusco.


Nunca olvides que cada planta es diferente y que por esta misma razón, responderán distinto según el lugar donde se encuentren. No hay formulas exactas que nos aseguren el éxito en la mantención de nuestras plantas. Estos consejos irán funcionando en la medida que tengas paciencia y que vayas experimentando, y ajustando cada detalle al entorno en donde están.

Abrazos!