​Hace mucho calor y como cada temporada de primavera/ ahora verano, viene acompañado de unos visitantes no muy gratos para nuestras plantitas: Las plagas.

Sí, a nosotros también nos visitan y nos causan muchas veces dolor de cabeza, pero es parte del juego y debemos aprender a identificarlas para poder combatirlas.

No debemos olvidar nunca, que por simple que parezca cuidar nuestros cactus y suculentas, son SERES VIVOS que necesitan de nuestra atención y cariño, y que probablemente, en algún momento se pueden ver afectadas por estas visitas. Sobre todo en los cambios de estación.

Es muy normal que las plagas se hagan presentes, sin ningún motivo específico, en las temporadas de más calor (Primavera/verano). A veces, aparecen también por contagio de otras plantitas infectadas. Lo primero que debemos hacer en estos casos es separarlas del resto, y tomar cartas en el asunto para que no se vean demasiado afectadas.

Como siempre les decimos, no existe una fórmula exacta que nos asegure el éxito para mantener o recuperar alguna de nuestras plantitas dañadas, pero no perdemos nada con intentar y seguir probando la mejor manera de cuidarlas, hasta conseguirlo. En el peor de los casos, si está muy infectada pero aún tiene partes en buen estado, podremos rescatarla sacando esquejes no contaminados para volver a reproducirla, así que a no desesperar!!!

Para empezar, debemos confesar que una de las plagas más comunes y que más odiamos en el mundo, son las cochinillas algodonosas”.

Estos vichitos se muestran como pequeñas motitas blancas que parecen algodón. Se alimentan de la savia de las plantas, debilitándolas hasta morir, incluso pueden provocarles deformaciones si no se detectan y tratan a tiempo. Son extremadamente desagradables por que se pegan a las hojas y tallos de las suculentas, y especialmente a los “nuevos brotes o flores” de nuestras plantitas. También pueden aparecer en las aréolas de nuestros cactus.

Foto por Mi Mercadito
Foto por Mi Mercadito

Si no son tratadas o detectadas a tiempo, se pueden expandir muy rápidamente por toda la planta, creando una especie de pelusa blanca que utilizan como nido para colocar y reproducir sus huevos.

Otra de las plagas odiadas de la temporada, son los famosos chanchitos blancos

Al igual que las cochinillas, estos insectos se alimentan también de la savia de las plantas, debilitándolas por la extracción de nutrientes. Son muy parecidos a los chanchitos de tierra, de color blanco a veces medio grisáceo, con pequeñas patas (apéndices) que salen desde el cuerpo.

Foto por SAG : Servicio Agrícola y Ganadero de Chile
Foto por Mi Mercadito

Esta plaga por lo general se ubica en los tallos y la intersección con las hojitas (también pueden estar sobre las hojas). Es una infección que se puede presentar todo el año, pero que aparece de forma abundante y con fuerza en las temporadas de más calor.

Por último, otra de las plagas que nos visitan en este tiempo son los famosos “Pulgones”

Ayayaiii!!!! Estas también se alimentan de la savia de nuestras plantas, y son por lejos las que se dan el mejor festín.

Se presentan como pequeños mosquitos negros alargados, a veces también pueden ser verdes, rojos y blancos. Hay un montón de especies.

Foto por Planteosvarios Blogspot
Foto por Google Images

El daño que provocan, al igual que los dos casos anteriores, es el debilitamiento de nuestra planta. Además el pulgón segrega una sustancia que impide la fotosíntesis y por tanto, las afecta aún más.


Para todas estas plagas, existen en el comercio varias alternativas para combatirlas. Nosotros personalmente preferimos los remedios naturales y caseros que son mucho menos invasivos y dañinos para nuestras plantitas, y que se pueden hacer fácilmente con elementos y productos que tenemos todos en la casa.

Soluciones:

Como ya dijimos anteriormente, el primer paso es identificar si está infectada y separarlas cuanto antes del resto de nuestras plantitas, para evitar el contagio.

Nosotros muchas veces (dependiendo del estado de la infección) quitamos lo más posible de estos vichitos con ayuda de cotonitos bien húmedos. Una vez que la limpieza superficial está hecha, procedemos con algunos remedios caseros para ayudarla y prevenir más infección.

Nuestros secretos 😉

Hay varios remedios caseros que se pueden hacer para ayudar a nuestras plantitas.

1. El primero es una preparación de agua jabonosa.

Para este remedio sólo necesitarás, una cucharada de lavalozas + 1 pulverizador + 1 litro de agua.

La idea es mezclar todo dentro del pulverizador y aplicar una vez por día. En la medida que vayamos viendo mejoras, se va suspendiendo de a poco su aplicación. A modo preventivo, puedes después seguir aplicando una vez por semana.

2. El segundo secreto es preparar una agüita de ajo.

Para este remedio solo necesitas una olla + 1 litro de agua + 5 dientes de ajo

Debes hervir en un litro de agua, los 5 dientes de ajo. Una vez listo, lo dejas enfriar y lo cuelas. Esa misma agua, la pones en un pulverizador y la aplicas de la misma manera que en el ejemplo anterior. Una vez por día, hasta ver mejoras.

3. El tercero es nuestro favorito y no falla! El alcohol de ajo.

Una receta antigua y conocida dentro de la jardinería.

Para esta preparación solo necesitas: Pulverizador + 5 a 6 dientes de ajo + 1/2 litro de agua + 1/2 litro de alcohol (el que tengas en la casa) + 1 chorrito de lavalozas.

El jabón nos ayudara a que este remedio se adhiera mejor a nuestras hojas. Por otro lado, el ajo es un excelente insecticida, repelente y fungicida.

Sólo debes colocar dentro del pulverizador los ajos pelados + el alcohol. Puedes dejarlo reposar un día y luego le agregas el detergente + el agua. Con esta mezcla, puedes pulverizar una vez por dia tus plantitas, sin miedo .


Esperamos que estos secretos y datos te sirvan en la mantención de tus plantitas. Parte de nuestra misión como tienda de Maceteros, cactus y suculentas, es poder compartirles lo que sabemos para inspirar a más personas, a que sientan como nosotros, amor profundo por estas especies.

Hasta la próxima!