Macetas 100% hechas por manos locales

“Terapia de agua” para suculentas.

“Terapia de agua” para suculentas.

Para empezar, es importante aclarar que este método sólo se aplica en casos muy extremos. No es una técnica que se recomiende para uso frecuente.

Ahora, ¿Qué es la terapia de agua y cuándo debemos usarla?

Es un mecanismo que se utiliza para la re-hidratación (rápida y profunda) de suculentas.

Generalmente se aplica como “terapia de shock” cuando hay serios problemas de hidratación, ya sea por:

  • La exposición a altas temperaturas.
  • Frecuencia de riego muy baja o nula.
  • Problemas en las raíces (Por ejemplo, cuando son muy pequeñitas y no logran absorber bien el agua, o se han secado por completo por el calor, por descuido en la cantidad de riego, etc.)
Suculenta con deshidratación – Crédito foto: Succulentplantcare

¿Cómo se hace la terapia?

  • Primero debes desplantar la suculenta y limpiar la raíz con mucho cuidado, hasta dejarla desnuda, sin tierra.
  • Segundo, coloca la planta en una taza o frasco donde quede bien firme y bien posicionada, para sumergir en agua sólo sus raíces.
  • Ubícala en un espacio iluminado, sin sol directo y mantenla ahí hasta que la planta vuelva a estar turgente y saludable. (El tiempo de recuperación es súper variable, según el nivel de deshidratación).
  • Es muy importante que solo las raíces estén en contacto directo con el agua, así que ten cuidado con mojar las hojas, porque si se llegan a humedecer, es posible que la planta se pudra.
  • Otro detalle importante es ir cambiando periódicamente el agua del frasco, e ir controlando su nivel para que las raíces estén siempre sumergidas.
  • Cuando la planta ya tenga buen semblante y esté 100% recuperada , puedes volver a trasplantar en sustrato seco.
  • Muy importante NO aplicar riego inmediatamente, luego de trasplantar. Lo ideal es que esperes como mínimo una semana para que las raíces se recompongan y se adapten nuevamente a la tierra (van a estar muy frágiles y llenas de agua, así que cuidado, porque no queremos que la planta se pudra).
Crédito: Shopterrain
Crédito: Hydroponic culture
Crédito: Lucy Akins

Todo este proceso puede resultar muy estresante para tus suculentas, por eso es importante que sólo lo hagas cuando realmente no tengas otra alternativa.

Si mantienes tus suculentas con un buen equilibrio entre sustrato, buena luz y buena frecuencia de riego, no tendrás que recurrir jamás a este método.

Por último, es muy importante que sepas qué la terapia de agua, no es lo mismo que la propagación por agua. El fin de la terapia es poder hidratar rápidamente una especie con extrema resequedad y deterioro, mientras que la propagación tiene como fin, enraizar esquejes y hojas para multiplicarlas.

Hasta la próxima 🙂

¿Te gusto este artículo? :)
Ayuda