🎄 ¡QUEREMOS ESTAR EN TU ARBOLITO NAVIDEÑO! — Compra hoy y programa tu entrega para Diciembre! ✨

TOMA NOTA: Cómo, cuándo y con qué regar.

TOMA NOTA: Cómo, cuándo y con qué regar.

​Cuando empiezas a tener tu colección de cactus y suculentas, te das cuenta que es un poco complicado identificar a buenas y a primeras, lo que realmente necesitan. En el intento por mantenerlas, puedes tener varios tropiezos.

Con este post queremos ayudarte a que este proceso no sea tan difícil, especialmente cuando hablamos de agua de riego, que es un tema complejo por que no hay una medida exacta que te asegure el éxito.

De todas formas a la hora de regar tus suculentas ó cactus, siempre será mejor que les falte un poco de agua, a que les sobre, y se nos termine muriendo por exceso de humedad.

Revisemos en detalle, punto por punto:

1. Cuando tus macetas NO tengan agujero de drenaje, es importante que el plan de riego sea controlado. Esto quiere decir que el agua que debes aplicar a tu maceta y plantita debe ser moderada, ya que regar en exceso, puede provocar el encharcamiento y exceso de humedad, pudriendo las raíces (más abajo te enseñaremos un truco para poder saber cuando regar).

2. Cuando las macetas SÍ tienen agujero de drenaje, la recomendación es regar sin encharcar, de manera abundante.

Ojo que el riego siempre se debe hacer por las orillas de las macetas y no directo al cuello de la planta o follaje (salvo que alguna especie en particular lo necesite). Con esto evitaremos la aparición de hongos e incluso, la misma pudrición.

3. Cuando riegues en verano, te recomendamos hacerlo muy temprano en la mañana o tarde al caer la noche, para evitar que las gotas de agua actúen con el sol como espejo en sus hojas, dañándolas y quemándolas. Idealmente el riego en época de calor (Primavera / Verano), es una vez por semana.

Revisa más detalles en nuestra página de cuidados.

4. En invierno nuestras plantitas entran en estado de reposo, por lo tanto, el agua de riego debe ser mucho más espaciado. Aconsejamos que sea cada 15 días en el caso de las suculentas, y los cactus, 1 vez por mes hasta que llegue nuevamente la primavera / verano. Es muy importante respetar los tiempos de nuestros cactus y suculentas para que crezcan mas sanas y fuertes.

Revisa más detalles en nuestra página de cuidados.

No olvides tener en consideración las condiciones climáticas en donde vives. Si estás en un lugar más bien seco, tus plantitas pueden deshidratarse con mayor rapidez, necesitando más agua, en cambio, si el lugar donde te encuentras es más bien húmedo, la frecuencia de riego debe ser espaciada para no ahogarlas o humedecerlas más de la cuenta.

5. Para estas especies no uses jamás rociadores o botellas con Spray. Como ya te comentamos antes, este tipo de regadores harán que solo haya humedad en la primera capa de la tierra, dejando de lado las raíces e impidiendo su crecimiento.

La recomendación es utilizar jarros ó regadores con boquilla, que te permitan mantener el control del agua. Una alternativa es usar un “vaso de precipitado” o pipetas como los que se usan en los laboratorios (los venden de plástico o vidrio en el supermercado, en la sección escolar) o incluso el potecito plástico con el que vienen las planchas.

En la foto: Pote plástico de la plancha, vaso de precipitado y jeringa para formatos más pequeños.

Estas opciones son perfectas para el riego de plantas pequeñas. Para el caso de especies más grandes, te recomendamos utilizar una regadera convencional de boquilla larga.

Ahora, si estás propagando suculentas o tienes Tillandsias , te recomendamos para el riego los Mini Sprayer de Haws, que puedes encontrar en nuestra tienda. Con ellos puedes rociar humedad en tus plantas de aire, o mantener la primera capa de tierra húmeda, cuando estás multiplicando suculentas. También son ideales para hidratar tus plantitas de interior. Por si esto fuera poco, son perfectas como piezas decorativas para los amantes de la jardinería y los espacios vivos.

Regador Haws Plata

6. El truco para saber cuando regar. Es muy sencillo: Sólo debes enterrar en el sustrato (tierra), un palillo de brocheta limpio (nuevo). Si este sale húmedo y sucio, entonces es mejor esperar. En cambio si lo entierras, y sale completamente seco, el sustrato estará listo para recibir un nuevo riego. Puedes ir evaluando tus plantitas con este sistema, cuantas veces tu quieras o necesites, para llevar el control de agua.

En este caso, la planta esta muy húmeda, por lo tanto, no necesita riego aún.

Otra forma de identificar la falta de riego es mirando con atención las hojas o follaje. Cuando estas se muestran arrugadas y muy delgadas, es por que si o si, necesitan de más hidratación. Recuerda que las suculentas, almacenan agua en sus hojas, por eso la mayoría presenta ese aspecto gordito o acolchonado.

Foto: Guía de la Jardinería

7. Por último, en invierno, junta agua de lluvia en varios frasquitos de vidrio, si es posible. Es la mejor agua para regar todas tus plantas!!!! Su PH neutro es ideal para hidratarlas, considerando que el agua de la llave no es de la mejor calidad.


¿Qué les pareció? Coméntanos en Instagram 😉

¿Te gusto este artículo? :)