Cómo cuidar nuestras suculentas en Verano

Cómo cuidar nuestras suculentas en Verano

Primero, debemos saber que las plantas suculentas, almacenan agua en sus hojas, por esta razón, muchas tienen ese aspecto “gordito” o “acolchonado”.

Al reservar agua en su interior, no necesitan tanta frecuencia de riego, a diferencia de otras especies. Pero, en verano esas reservas se reducen debido al calor y las altas temperaturas, deshidratándose con mayor facilidad, mostrando arrugas en sus hojas.

Entonces, ¿Qué debemos hacer?

Aumentar la frecuencia de Riego.

Como siempre hemos dicho, tu observación será clave.
Deberás regar tu planta 1 vez por semana, siempre y cuando la tierra esté completamente seca.

Idealmente es que riegues con una buena cantidad de agua, sin encharcar.

Si la maceta tiene drenaje, lo ideal es aplicar riego hasta que el agua escurra por el orificio. En cambio, si no lo tiene, puedes aplicar un buen riego (Ojo! Sin encharcar) y esperar hasta que el sustrato esté completamente seco, para volver a hacerlo. (*Aquí te enseñamos un truco para saber cómo medir la humedad en la maceta).

Otro detalle al que debemos poner mucha atención en verano es:

La exposición solar directa.

Suculenta quemada por exceso de Sol, foto de «The Succulent Source»

Si bien nuestras plantas necesitan de buena luz natural para su desarrollo, en los meses más calurosos debes tener mucho cuidado con exponerlas por largos periodos a pleno sol, ya que sus hojas podrían quemarse. Generalmente cuando esto sucede, aparecen manchas de color marrón en sus hojas.

Si las sacas a tomar solcito o las tienes en la terraza, te recomendamos evitar el periodo donde el sol es más invasivo (Entre las 11:00 y 15:00 hrs).

Lo ideal es que puedas ubicarlas en un lugar con luz natural brillante, bajo un toldo o bajo otras plantas de mayor follaje para que las proteja.

Por último, no olvides:

Regar en horarios adecuados.

La mejor hora del día para hacerlo es muy temprano en la mañana, antes de que suba la temperatura.

Evita sí o sí aplicar riego al medio día, ya que las burbujas de agua que queden en la planta, pueden actuar como efecto espejo, quemando esa área de la hoja.

Si por tiempo no puedes regar en la mañana, puedes igualmente hacerlo en la tarde, cuando el sol baje. (Ojo que en invierno no recomendamos el riego por las tardes, ya que al bajar la Tº, con la humedad las plantitas quedan más expuestas a hongos y plagas).

Ahora con toda esta información, es momento de que pongas en práctica todos estos puntos !! 🙂

¿Qué te ha parecido? Cuéntanos en nuestro Instagram.

¿Te gusto este artículo? :)