Macetas 100% hechas por manos locales

¿Exceso o falta de agua en mis suculentas? Aprende a identificarlo.

¿Exceso o falta de agua en mis suculentas? Aprende a identificarlo.

Siempre hemos dicho que la observación de nuestras plantas es clave, para atender a tiempo cualquier imprevisto que suceda con ellas.

Una suculenta que tiene exceso de agua o humedad, presentará las siguientes características en su semblante:

  • Hojas muy blandas o con textura “gomosa”.
  • Hojas amarillentas y traslúcidas.
  • Tallos u hojas de color negro/ marrón

¿Cómo solucionarlo?

Primero, modificando la cantidad de agua de riego aplicada.

Es muy importante que para regar siempre se aplique criterio y se considere, tanto el tamaño de la maceta, como de la planta.

Una maceta o planta pequeña, no requiere la misma cantidad de agua que una maceta o planta más grande. Lo ideal es regar abundante (sin dejarlas en un charco o piscina de agua). Si la maceta tiene drenaje, bastará con regar hasta que salga el agua por su agujero, si no tiene, riega hasta que sientas que la maceta tomó más peso de lo normal (como dijimos antes, con criterio, considerando su tamaño).

Como segundo punto, espaciando la frecuencia de riego.

Es clave respetar el secado del sustrato entre riegos. Las suculentas no toleran la humedad permanente en sus raíces, por lo tanto, es muy importante que cada vez que apliques riego, revises si el sustrato está seco al 100%. Si no lo está, recomendamos esperar y volver a medir la humedad en unos días.

Siempre será más conveniente para las suculentas 1 riego abundante poco frecuente, que muchos riegos frecuentes con poca agua, porque esto hará que el sustrato no logre secarse por completo, manteniendo las raíces en permanentemente humedad.

Para saber cuándo está seco el sustrato puedes ayudarte con la técnica del palillo que explicamos en el post de riego (punto Nº6) o con los medidores de agua Sustee, que tenemos en la tienda.

Izq: Tecnica del pallilo – Derecha: Sustee
Por último, mejorando las condiciones de luz.

Mucho riego + poca luz, es mezcla fatal para nuestras suculentas. Si te has pasado en el riego, es importante que el sustrato se vaya secando rápido para evitar la pudrición, así que en ese caso es muy importante que ubiques tu plantita en un lugar con sol filtrado o sol de la mañana temprano, para ayudarla en este proceso (ojo con el cambio brusco a sol directo o en horarios donde pega muy fuerte, porque podría quemar tu planta. Debes ir adaptándola poco a poco).

No es lo mismo regar una suculenta que está adaptada y expuesta a sol pleno, que regar una que posiblemente no lo está, o recibe muy poquita luz. Seguramente la que está a sol directo se va a deshidratar o va a secar su sustrato con mucha más rapidez, que una que no reciba tanta luz.


Ahora veamos qué pasa con el caso contrario, cuando les falta agua. Nuestras suculentas mostrarán:

  • Tallos y hojas muy arrugadas o con grietas.
  • Hojas blandas, con poca turgencia.
  • En suculentas con forma de roseta, estas se verán más apretadas o cerradas de lo normal, con semblante muy débil y deslavado.

¿Cómo salvarlas?

Aplicando riego abundante.

En este caso es mucho más sencillo, ya que bastará con mejorar el riego. Es muy importante hacerlo con cuidado, para no caer en el sobre riego y sufrir las consecuencias del caso anterior.

El tiempo de recuperación, va a depender del nivel de deshidratación que tenga la planta. Hay veces en que uno riega más abundante y la plantita no repunta o lo hace muy tímidamente, en ese caso puedes volver a aplicar más riego e ir observando.

Ideal es que en estos casos, hagas las pruebas en macetas con drenaje para evitar pudrición, una vez que la hayas recuperado y hayas controlado su riego, puedes trasplantar o mantenerla en el formato de maceta que quieras.

Abrazos!

¿Te gusto este artículo? :)
Ayuda